RICARDO POCHTAR





Si aún quedara tiempo
y no este istmo seco
y quebradizo,
si no se rompiera
cinco minutos antes
del miedo,
la voz preguntaría
por qué este paisaje
mutilado,
por qué estos puentes
que han ardido,
ahora frágiles
embarcaderos,
muelles tiznados
donde sólo atisbar
la lumbre de la voz
en la otra orilla.

ARMANDO VEGA



Un silencio de velas
baja acuchillando
el hábitat de las medusas.
El fondo no es el olvido

CONCHA BENITO



                   DIME TÚ

          Dime tú, ahora
          de tu cabeza de águila afiebrada
          del fauno ingrato que un día
          deshiló la urdimbre
          de tu seso enjambrado.


          Nadie está contigo en tu otra orilla
          y eres apenas cóndor absoluto
         de crispados corredores con olor a cloroformo.


          Dime tú, ahora
          que la razón es una alondra
          que huyó también de tu lado.


          En este amanecer del frío y la inocencia...


          Eres la mirada detenida,
                                   aquel zapato torpe de nadie.


         Dime tú,
         dime del sueño frágil de los pájaros.

JULIO OBESO GONZALEZ



un extraño violín azul interpreta mi sangre
se deshacen los ojos en virutas
que clonan el animal que me cierra
sigo la estela de una antigua lanza
   también llevo penachos de carne muerta
¿nunca es tarde?
ya tuve mi viaje    la música que dilapidé
en noches como esta
amé la realidad que se esconde en la mujer
el lustre vicioso del hijo
¿no es tiempo ya de sentir el arco
el mimo del hombro?

EUSEBIO RUIZ



SILENCIO

Tu mirada es luz,
eco de un tiempo
en que todo me llegó
por el camino de tus ojos.
Era el primer día de mi vida,
y no existía la palabra.

canciones del tiempo

VISITAS

Páginas vistas en total