SINDA MIRANDA


Pienso y luego me deshago


Pienso en todos los consejos, que gente buena, me ha dado;
en los libros leídos y temas investigados;
en lo que he aprendido de mi presente y mi pasado;
y siento a la vida deshacerse, dulcemente, entre mis manos.


Pienso en los maestros que con paciencia, me han enseñado,
en las metas cumplidas y lo que me han costado;
en lo que quise alcanzar, pero no me dejaron…
y siento a la vida deshacerse, dulcemente, entre mis manos.


Pienso en los logros obtenidos, cuando me acompañaron…
en las piedras de mi camino y en los sufridos fracasos;
en las noches que he dormido, sin los ojos cerrados
y siento a la vida deshacerse, dulcemente, entre mis manos.


Pienso en las lágrimas almibaradas, que he derramado;
en sus huellas húmedas desde mis párpados a mis labios;
en los caprichos alados por los que tanto he llorado
y siento a la vida deshacerse, dulcemente, entre mis manos.


Pienso que sé dónde estoy y dónde he llegado…
pero no con quién voy, ni hacia dónde vamos.
Miro hacia atrás, como una pista buscando
y siento a la vida deshacerse, dulcemente, entre mis manos.


Pero cuando pienso en vos, en tus besos y tus abrazos;
en aquel atardecer en Gijón, y cómo nos amamos…
en que te necesito y no te siento a mi lado…
comprendo que ¡estoy con vida! y yo también me deshago…

1 comentarios:

E. Martí dijo...

Qué bueno deshacerse cuando se comparten todos los tiempos. Ahora el presente es tuyo y tienes un bello futuro por saborear...
Besos, amiga.

Publicar un comentario

canciones del tiempo

VISITAS

Páginas vistas en total