J.I. PIDAL MONTES


ESTAS MANOS SON MÍAS

Con estas manos
acabo de estrangular un gemido,
de parar un tren,
decapitar una gamba.
Acariciar el contorno de tu cara
adaptándome a la oquedad de tu barbilla.
Con estas manos he aplaudido
el último acto
de la representación teatral
de muchas vidas.
Con estas manos,
con estas manos.
Con las que permanezco esposado
en la fría celda
de las noches de insomnio.
Las que sangran
cuando arranco el fruto
de la tierra más yerma.
Pues sí,
estas manos son mías.
Y yo me llamo
la jodida realidad.

1 comentarios:

E. Martí dijo...

Qué bien te quedan la sidra y el libro. En medio de la realidad, lo material y lo espiritual... Ahí te mueves, amigo, en la tierra de tus entrañas y mirando al cielo de tus pensamientos.
Poema cargado de verdades.
Abrazos, amigo

Publicar un comentario

canciones del tiempo

VISITAS

Páginas vistas en total