Mª JESÚS SÁNCHEZ





SABOR VIOLETA



¡Ya es Sábado!
Cúpula de cristal, olor a humo.
Azulejos con consejos.
Ruido de hierros ensordecedor.
Hablo a gritos
¿Falta mucho para que llegue el tren?
¿Falta mucho?
¿Falta mucho?
Y al fin llega.

Ruido, chirridos, humo…
¡No te acerques a las vías!
Y ahí se baja
Olor a Rhumquina, y a cuero.
¡La maleta, la maleta!
Pero yo no puedo.
Llega el maletero, y para casa.
¿me trajiste violetas?
¿Me las trajiste? ¿No se te olvidarían?
No se donde las pondría…
Pero se que nunca se le olvidan.
Saca de la maleta de cuero la latita.
Se abre con un chasquido.
¡Y florecen las violetas!
Olor dulce, tacto dulce…
¡Solo una!
Y mientras se derrite
El sabor violeta,
Imagino el campo de caramelo donde ha nacido,
Donde hadas y duendes
Juegan entre árboles de algodón de azúcar
Hierba de menta
Y tallos de regaliz.

¡Yo quiero ir a Madrid!

2 comentarios:

E. Martí dijo...

Yo también quiero ir a Madrid... donde florecen esas violetas con sabor a infancia e ilusiones. Que llegue ese tren, que lleguen los regalos que nos pertenencen.
Qué bonito, prima...
Un beso

Marta Elena dijo...

Marta Elena López dijo:
Muy bonito el poema, pero ya lo he leído muchas veces. Hay un refrán que dice: "Renovarse o morir" y creo que el Refranero español dice verdades como puños.
No obstante, es un poema muy bueno, digno de una integrante de un grupo literario tan eminente como "Versos libres".
Escribe algo, mujer, aunque sólo sea por mantener la fama.

Publicar un comentario

canciones del tiempo

VISITAS

Páginas vistas en total