ESMERALDA SÁNCHEZ M.



Aquella casa...

¿dónde quedaría la tiza sobre la pared,
los trazos de la tinta principiante
en el cuaderno de dos líneas?

¿dónde los pies descalzos?

¿Y los pensamientos adultos de la piel temprana?

La pluma se mezclaba con las telas,
juguetes desaparecidos,
ilusión, zapatos altos, vida fuera de...

Aquella casa...

¿dónde fuiste tan lejos,
dónde tanta ola, tanto surco inabarcable?

Te ibas alejando

No sabías cuánto llegaría a dolerte luego.

2 comentarios:

Montse Villar González dijo...

Los recuerdos infantiles son los que más nos marcan, y esos lugares...
Un precioso poema y un genial blog. Besos

E. Martí dijo...

Gracias por asomarte, amiga Montse. Y gracias por comentar y seguir. Vivamos a tope la poesía, en Salamanca, en Asturias y en todos los rincones del planeta por donde pasemos.
Besos

Publicar un comentario

canciones del tiempo

VISITAS

Páginas vistas en total